Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

Tanka Triste

Verano y piel En la playa desierta Sol y arena Que la brisa encrespa Solitaria quimera
2014

Última mirada

Nubes pasajeras cubrían una parte del estrecho cielo que desde su ventana podía divisar. Una paloma en arrumacos con su par, casi tapó todo el rectángulo. Desde su camastro, en aquella alejada penitenciaría mendocina, recordó a Mariela. ¡Cuánto la había amado! Ya era hora del perdón, cerró los ojos y echó a volar.
2015

Ruth

El escritor había dejado caer su cabeza sobre la destartalada mesa de cocina. La noche y su oscuridad lo sorprendieron dormido y babeante. A su lado, un escrito que parecía una carta y junto a él, una botella de ron vacía. Desde el atardecer, no dejaba de beber, del pico nomás, en rebeldía con el mundo y su suerte. Así, se introdujo en la brumosa soledad del sueño, sólo para acallar la pena que le corroía el alma. Esa pena tenía un nombre: Ruth.
2014





Nostalgia

Hoy escuché el silencio de los ríos, El murmullo de las nubes claras. Hoy me sumergí en tus ojos tímidos, Como ayer, en el lago de la infancia.

2012




Esquina

25 de Mayo y San Martín: Esquina estratégica con aires históricos, en cualquier pueblo o ciudad de mi país. Las esquinas son románticas, misteriosas, puntuales. En ellas, se  conjuran amores, irrumpen señuelos, se pactan citas, se lloran olvidos, se desandan caminos. Hoy, estoy en un Bar fueguino de altas vidrieras y mesas oscuras con aroma a chocolate caliente. Su nombre, evoca el cordón montañoso que nos separa y nos une como al cóndor del valle. Y, mientras de fondo suena alguna música, miro tras los vidrios congelados y se me rompe el corazón porque sé que Tú, no llegarás.
2013



Leyéndote

Me quedé soñando Luego de leerte. ¡Mis oídos enamorados! Me ocurre siempre.
2011


Un libro

Una tormenta sin igual, propia del verano, se desató sobre la ciudad. Manuel se refugió en una Librería y compró un libro de la colección "De Bolsillo" sobre el amor, edición rústica y accesible que le permitía llevar el ejemplar a todas partes sin que le estorbara. Casualmente, una joven que había entrado empapada a continuación suyo, adquirió el mismo. Cuando el vendedor lo advirtió, fue tarde: Ambos se sonreían ante la coincidencia. Esperaron que la lluvia amainara y Clara fue la primera en partir presurosa rumbo a la Estación del Ferrocarril. El tren de las 6 de la tarde la llevaría a su casa, aún con luz solar. Las huellas de la tormenta de horas atrás se dibujaban en el campo luminoso. En su observar entrecortado, se durmió. Pero, las nubes blancas se levantaban hacia el infinito y eso era peligroso, anunciaban más lluvia. El ronronear de los truenos y la sorpresa de los relámpagos, la sobresaltaron. La bocina grave de la máquina del tren anunció su próxima parada. Descen…

Siesta

Brevedades (del recuerdo)
Ronda la abuela, Silencio en la siesta, Duerman los niños Un sueño liviano, Que la iguana ciega Pasea por el patio.
 2013

Plazo vencido

Era el último aviso, y ya no había esperanza que impidiera el desenlace previsto. Con la mirada perdida en la acera, y una mueca de preocupación dibujada en su rostro, aquel hombre maduro caminaba rápidamente con rumbo cierto hacia su casa. La pertenencia le sonaba inequívoca. Su casa, su hogar, ese sitio cálido en el que crecieron los hijos, ese refugio de sosiego y amor donde junto a su esposa compartieron buena parte de sus vidas. El saludo de un vecino, y la carrera de los niños saliendo de la escuela, le indicaron que estaba cerca. Pronto llegaría y sin embargo, deseaba que el camino fuese más largo aún. Aceleró el paso y en un gesto de cobardía o de valor, según se mire, traspuso la puerta de entrada y extendió a su mujer, la notificación que llevaba apretujada en su mano y que tan gentilmente le entregara su abogado.

2016