Ir al contenido principal

Un libro

Ana María Juárez


Una tormenta sin igual, propia del verano, se desató sobre la ciudad. Manuel se refugió en una Librería y compró un libro de la colección "De Bolsillo" sobre el amor, edición rústica y accesible que le permitía llevar el ejemplar a todas partes sin que le estorbara. Casualmente, una joven que había entrado empapada a continuación suyo, adquirió el mismo. Cuando el vendedor lo advirtió, fue tarde: Ambos se sonreían ante la coincidencia.
Esperaron que la lluvia amainara y Clara fue la primera en partir presurosa rumbo a la Estación del Ferrocarril. El tren de las 6 de la tarde la llevaría a su casa, aún con luz solar.
Las huellas de la tormenta de horas atrás se dibujaban en el campo luminoso. En su observar entrecortado, se durmió. Pero, las nubes blancas se levantaban hacia el infinito y eso era peligroso, anunciaban más lluvia. El ronronear de los truenos y la sorpresa de los relámpagos, la sobresaltaron.
La bocina grave de la máquina del tren anunció su próxima parada. Descendió presurosa mezclándose con el gentío diario. Para entonces, Clara descubrió que ya no tenía su libro.
Mientras salía de la Terminal ferroviaria, trataba de recordar cuándo y dónde lo había tenido entre sus manos por última vez, pero la figura de un joven atractivo de mirada dulce, era el único recuerdo que acudía a su mente.
La voz varonil la detuvo. Pertenecía a quien horas antes había comprado igual libro que ella. Extendiendo su mano se lo entregó, explicándole que era ése el que ella había perdido en el tren y saludándola con afecto, se marchó. Perpleja, Clara continuó su camino.
Había culminado su rutina diaria y se disponía a descansar, cuando el viento, anunciante de una nueva tormenta, abrió con fuerza la ventana de su dormitorio haciendo volar las glamorosas cortinas. Tras ellas, el libro rescatado, al que no había hojeado todavía y que esperaba sobre la mesa de noche.
Al recogerlo, la joven descubrió un trozo de papel que rezaba: “Éste es mi libro. No leo cuentos de amor. Lo había comprado para una persona que creí, lo merecía, pero no es así. Ahora es tuyo.”
Clara se acostó abrazada al librino, apretando muy fuerte en su mano derecha, la esquela que, además contenía un número de teléfono.


2017






Entradas populares de este blog

En el Bar

En la mesa del Café Escondida tras el vapor Que de tu taza emanaba Con una sutil audacia, Tu mirada capturé. Fue principio y fue final De una historia callada Que escribimos por igual Durante cada mañana De mesa a mesa, en el Bar.

2017


Tus ojos

Tus ojos
Tus ojos fueron lagos Donde reposar podía, Sin temor anunciado Mi fatal melancolía.
 2011


Azul

Azul oscuro como el mar del Océano Pacífico, azul luminoso como el del cielo sin nubes de Traslasierra, azul tenue como el que enternece la mirada de mi abuela, azul, azul, Azul con mayúscula: tu nombre. ¿Será porque tus ojitos son azules, de un azul más intenso que el de la "nona" o se parecen, quizá a los de tu papá? Azul, tu nombre, porque cuando desperté de la cesárea, lo primero que vi fue el cielo azul, muy azul, por la ventana del hospital. Y aunque la soledad me abata y la pobreza me limite, aunque el amor me destroce el alma y enflaquezca mi cuerpo, nunca, nunca veré el negro de la fatalidad, siempre mi vida será azul, Azul.
2017