Ir al contenido principal

Álvaro

Juan Diego Ortiz García

Sólo de lejos, con el lenguaje de la contemplación, la joven vestida de blanco lo había inspirado como ninguna otra, antes. Su figura celestial era permanente invitada de sus intranquilos sueños, motivados tal vez por el calor abrasador de la temporada estival. Así, las noches calurosas propiciaban las celebraciones bajo cualquier excusa, haciendo que se sucedieran cada vez más a menudo. 
La exposición de óleos bucólicos de María de las Mercedes lo obligaba a asistir, una vez más, en contra de su mancillada voluntad.

La mujer, presurosa y preocupada por la organización del evento, dejó la casa mucho antes que Álvaro, abriéndole el camino hacia su melancólica soledad, momentos en los que su pluma mejor se expresaba. Decidió volcar entonces en rimas, su apasionada admiración por la joven nívea. Se recogió en la bohardilla y escribió el poema más bello de su creación.
Cuando lo leyó para sí, en voz alta, un frío extraño se apoderó de su alma y de su cuerpo. Claramente sintió palpitar su corazón como si se tratara de un potrillo retozando en la campiña. 
Bajó con rapidez la escalera caracol que lo separaba del mundo real, y peinó sus alborotados cabellos con maestría. Calzó su vieja levita, ya en desuso, y partió ansioso hacia la Exposición. 

Una alegría insospechada ganó a su retraso. Afortunadamente todavía se servía el cóctel  y, pensando en pasar desapercibido, alzó una copa de la bandeja en descanso, y se quedó quieto, parado frente al amplio ventanal del salón, omitiendo las miradas de algunos presentes. 
Al advertir su presencia, María de las Mercedes se acercó silenciosamente y tomándolo del brazo, lo invitó: “Vamos querido, voy a presentarte a mi alumna preferida y a su prometido”  Sin resistencia, el poeta se encaminó hacia la joven vestida de blanco que sonreía seductoramente al apuesto militar. 
Mientras caminaba resignadamente, llevado por su esposa, en un acercamiento indeseado, figurativo  y lento, sólo atinó  a sumergir su mano derecha, en el interior profundo de su bolsillo, para retorcer, con disimulada ira, la sedosa hoja de papel donde había plasmado el poema recién escrito.

2017

Entradas populares de este blog

En el Bar

En la mesa del Café Escondida tras el vapor Que de tu taza emanaba Con una sutil audacia, Tu mirada capturé. Fue principio y fue final De una historia callada Que escribimos por igual Durante cada mañana De mesa a mesa, en el Bar.

2017


Un libro

Una tormenta sin igual, propia del verano, se desató sobre la ciudad. Manuel se refugió en una Librería y compró un libro de la colección "De Bolsillo" sobre el amor, edición rústica y accesible que le permitía llevar el ejemplar a todas partes sin que le estorbara. Casualmente, una joven que había entrado empapada a continuación suyo, adquirió el mismo. Cuando el vendedor lo advirtió, fue tarde: Ambos se sonreían ante la coincidencia. Esperaron que la lluvia amainara y Clara fue la primera en partir presurosa rumbo a la Estación del Ferrocarril. El tren de las 6 de la tarde la llevaría a su casa, aún con luz solar. Las huellas de la tormenta de horas atrás se dibujaban en el campo luminoso. En su observar entrecortado, se durmió. Pero, las nubes blancas se levantaban hacia el infinito y eso era peligroso, anunciaban más lluvia. El ronronear de los truenos y la sorpresa de los relámpagos, la sobresaltaron. La bocina grave de la máquina del tren anunció su próxima parada. Descen…

Siesta

Brevedades (del recuerdo)
Ronda la abuela, Silencio en la siesta, Duerman los niños Un sueño liviano, Que la iguana ciega Pasea por el patio.
 2013