Ir al contenido principal

"Blue Eyes"

Adolfina Mesa

Cuando nuestras miradas se encontraron, en aquella tarde tibia de primavera, permanecimos _no sé por cuanto tiempo_ embelesados. Tenía concertada una entrevista importante y no quería parecer impuntual. Apoyé entonces, mi mano sobre el timbre sin medir la insistencia.
Valían la pena esos ojos azules y seductores que me recorrían de arriba abajo. Recordé entonces, esa vieja película de Hugh Grant, "Blue Eyes" y salvando las enormes diferencias comparé los suyos con los del actor del film.
Interin, sentí dominadora la mirada. Para ser sincera, tuve miedo.  Me quedé inmóvil, como clavada a la acera.
Creo que ninguno de los dos hubiese sabido qué hacer cuando recíprocamente dejásemos de mirarnos.

Recordé que unos días atrás, Clara, mi amiga, me había hablado de él destacando que era cariñoso y complaciente. También, un poco testarudo y bastante independiente. Sin embargo, no me preocuparon las opiniones. El feed-back entre los dos permaneció indemne en los escasos segundos que duró. Debo haber parecido una tonta, al punto de no ser capaz de escuchar a la empleada que me reiteraba: “Por favor, Señorita, pase, pase por favor, es un Husky siberiano, no le va a hacer nada. . ."

2017



Entradas populares de este blog

En el Bar

En la mesa del Café Escondida tras el vapor Que de tu taza emanaba Con una sutil audacia, Tu mirada capturé. Fue principio y fue final De una historia callada Que escribimos por igual Durante cada mañana De mesa a mesa, en el Bar.

2017


Un libro

Una tormenta sin igual, propia del verano, se desató sobre la ciudad. Manuel se refugió en una Librería y compró un libro de la colección "De Bolsillo" sobre el amor, edición rústica y accesible que le permitía llevar el ejemplar a todas partes sin que le estorbara. Casualmente, una joven que había entrado empapada a continuación suyo, adquirió el mismo. Cuando el vendedor lo advirtió, fue tarde: Ambos se sonreían ante la coincidencia. Esperaron que la lluvia amainara y Clara fue la primera en partir presurosa rumbo a la Estación del Ferrocarril. El tren de las 6 de la tarde la llevaría a su casa, aún con luz solar. Las huellas de la tormenta de horas atrás se dibujaban en el campo luminoso. En su observar entrecortado, se durmió. Pero, las nubes blancas se levantaban hacia el infinito y eso era peligroso, anunciaban más lluvia. El ronronear de los truenos y la sorpresa de los relámpagos, la sobresaltaron. La bocina grave de la máquina del tren anunció su próxima parada. Descen…

Siesta

Brevedades (del recuerdo)
Ronda la abuela, Silencio en la siesta, Duerman los niños Un sueño liviano, Que la iguana ciega Pasea por el patio.
 2013